viernes, 6 de octubre de 2017

Lo que dicen tus ojos y tu mirada

Tener unos ojos sanos y bellos es la conclusión de una serie de elementos no sólo físicos sino mentales y espirituales. Sabemos que la mirada de las personas dicta en gran parte la personalidad de esa persona y, si somos observadores y desarrollamos el arte de conocer a las personas a través de sus ojos, encontraremos que los llamados “espejos del alma” son en verdad una clara y exacta radiografía del interior del ser humano la cual, por medio de los rasgos y actitudes visuales que han adquirido y adoptado los ojos a través del tiempo, se puede concluir de forma muy exacta la historia mental y espiritual del individuo.

Los ojos saltones
Por ejemplo, denotan un carácter de profunda tensión o miedo. Unos ojos así hablan de una persona que ha estado en constante tensión, alerta, cuidándose de ser lastimada o agredida. Las personas con los ojos saltones por lo general tienen mucha actividad mental, son fervientes intelectuales, y por lo tanto sufren a menudo de las consecuencias del agotamiento mental como lo son el insomnio, la propensión a infecciones, ansiedad, nerviosismo y desconfianza.


Los ojos con muchas arrugas alrededor (patas de gallo):
Denotan un carácter más bien disconforme con la vida. Fruncir el entrecejo no es provocado precisamente por pensamientos agradables y convenientes.  Tú observa los gestos de tus ojos cuando discutes o cuando no estás contenta o satisfecha con algo. Evitar las arrugas de los ojos podría ser muy fácil si se hace consciencia de cómo la cara se tensa muy a menudo por diversas situaciones que son ocasionadas por un carácter un tanto inflexible que tiende a tener actitudes más de víctima que creativas.


Ojos de mirada evasiva
Siendo que el contacto ocular es una de las formas de contacto más íntimas entre dos seres humanos (más que la verbal) se considera un contacto muy  profundo e íntimo. La timidez, la desconfianza y la culpa son los motivos por lo que uno no establece un contacto visual directo y seguro con quien se relaciona; quien siente que no es suficientemente bueno o se rechaza constantemente, evitará establecer un contacto visual. Esta actitud sucede cuando uno no profundiza en lo que siente y piensa, por lo que no siente seguridad de relacionarse.

Continuará… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario