martes, 24 de julio de 2018

Tratamiento para el derrame ocular


El derrame ocular también conocido como hemorragia subconjuntival o hiposfagma se caracteriza por la aparición de una mancha roja de sangre bajo la conjuntiva ocular. Esto se puede producir por la rotura de algunos de los vasos sanguíneos o capilares que existen en esa zona tan importante del ojo. La sangre se aloja en la zona anterior del ojo y no atraviesa la parte del limbo corneal. Es decir, se queda entre la conjuntiva esclerótica y la bulbar.


Debido al carácter no peligroso de esta patología y a la zona en la que aparece el derrame ocular, es decir, la mancha de sangre, no existen tratamientos estandarizados para curar la formación de estos parches rojos en la conjuntiva esclerótica. Aunque sí que está indicado revisar periódicamente la presión arterial siempre que se padezca un derrame ocular de estas características.

El derrame se suele reabsorber, generalmente, en un plazo de entre 8 y 10 días. Aunque puede tardar hasta un mes entero en desaparecer. Es fundamental tener en cuenta que la conjuntiva esclerótica no dispone de ningún tipo de anclaje, por lo que es muy frecuente que, durante algunas horas posteriores a la aparición del sangrado, esta hemorragia pueda continuar aumentando de tamaño. Si ocurre esto no debe de existir alarma, ya que se terminará reabsorbiendo en los plazos habituales.


Si durante la aparición del derrame ocular tenemos irritación constante en el ojo, es probable que el oftalmólogo nos recomiende algún tipo de gotas como lágrimas artificiales para limpiar y sanear la cara externa de los ojos. No obstante, ante cualquier síntoma sospechoso o complicación aparente, lo ideal será acudir a consulta oftalmológica para que sean los profesionales quienes se ocupen de nuestro problema. Obviamente, sabrán cuáles son las indicaciones que tendremos que atender y tener en cuenta para curar todo este tipo de afecciones oculares.

Con información de… https://goo.gl/Xs9vNP

No hay comentarios:

Publicar un comentario