lunes, 2 de julio de 2018

Lentes de Contacto


Los lentes de contacto son discos plásticos delgados y transparentes que flotan en la superficie del ojo. Éstos corrigen la visión como lo hacen los anteojos y no presentan riesgos cuando se usan con cuidado.

Se utilizan para corregir las mismas condiciones de los ojos que se corrigen con anteojos: miopía (mala visión de lejos), hipermetropía (mala visión de cerca), astigmatismo (visión borrosa debido a la forma de la córnea) y la presbicia (incapacidad para ver objetos de cerca).

Millones de personas en todo el mundo usan lentes de contacto. Dependiendo de su estilo de vida, su motivación y la salud de sus ojos, los lentes de contacto pueden ofrecer una alternativa segura y eficaz para el uso de anteojos cuando se usan y mantienen con cuidado.


Presentan un riesgo de infección para los ojos. Los factores que contribuyen a la infección pueden incluir:

·         Uso prolongado de los lentes;
·         Intercambio reducido de lágrimas bajo el lente;
·         Factores ambientales;
·         Falta de higiene.

La mejor manera de evitar infecciones en los ojos es seguir las instrucciones de un cuidado adecuado los lentes, prescritas por su profesional de la visión.

En particular, la inclusión de un paso de "frote y enjuague" durante el proceso de limpieza de los lentes, la reducción al mínimo de contacto con el agua mientras se estén usando, y el reemplazo frecuente del estuche de los lentes, pueden ayudar a reducir el riesgo de infección.

En otra oportunidad les comentaremos sobre los diferentes tipos de lentes de contacto. No olviden siempre acudir regularmente al Oftalmólogo.

Información de… https://goo.gl/fpmKYM

No hay comentarios:

Publicar un comentario