martes, 5 de junio de 2018

Derrames oculares


Los derrames oculares, hemorragias subconjuntivales o hiposfagmas se caracterizan por la aparición de una mancha roja de sangre en el interior del ojo, como consecuencia de la rotura de alguno de los vasos sanguíneos o capilares de la conjuntiva ocular.

La conjuntiva ocular es una membrana muy fina que recubre el ojo y que puede describirse como una especie de tela transparente, elástica y muy delgada que cubre la esclerótica, que es la parte blanca de los ojos.


El correcto estado de la conjuntiva es muy importante para garantizar la buena salud de nuestros ojos, puesto que esta membrana los protege y, además, se ocupa de lubricar la zona corneal. Las hemorragias tienen lugar cuando uno o varios de los vasos sanguíneos (capilares) que contiene esa fina capa de tejido se rompen, lo cual ocasiona la aparición de manchas rojas.

Síntomas
No suele tener más síntomas que la manifestación de manchas rojas en la conjuntiva. En situaciones excepcionales, dichas manchas rojas van acompañadas de leves molestias como sensación de cuerpo extraño o irritación.

Las causas por las que puede aparecer un derrame subconjuntival de este tipo son bastante variadas, pero generalmente se deben a:
-       Aumentos bruscos de la presión sanguínea provocados por estornudos o toses fuertes que provocan la rotura de los capilares.
-       Golpes o traumatismos en el ojo. No hace falta que el traumatismo sea demasiado fuerte, ya que incluso el mero hecho de frotarse los ojos enérgicamente puede desencadenar estos pequeños derrames de sangre en el ojo.
-       Ingesta de medicamentos con capacidad para alterar la coagulación sanguínea.
-       De forma menos frecuente, estos derrames tienen su origen en hipertensión arterial (presión arterial alta o por encima de la media) o en que el paciente tiene diabetes mellitus.

Ante cualquier síntoma es importante acudir al Oftalmólogo

Información de… https://goo.gl/ZkttKw

No hay comentarios:

Publicar un comentario