martes, 17 de enero de 2017

Escotofobia

La escotofobia es el miedo irracional y extremo a la oscuridad. Implica evitar situaciones y lugares en los que haya oscuridad, y experimentar ansiedad con solo pensar en ellas.

Los espacios oscuros o sin luz constituyen situaciones que de por sí pueden crear un cierto nivel de alerta o activación en la persona. Este hecho se puede contextualizar desde el propio desarrollo y evolución de la especie. Es decir, para el ser humano, atendiendo a sus características y capacidades físicas, el hecho de estar en un sitio donde no pueda ver o se dificulte su visión, implica una situación que puede resultar peligrosa para su integridad física. De este modo, las personas, cuando nos encontramos en espacios oscuros podemos experimentar cierto grado de ansiedad.

Ahora bien, ¿por qué no experimentamos ansiedad ante este tipo de situaciones los adultos?

La respuesta es bien sencilla, ya que las personas, al ser individuos capaces de razonar, podemos ser perfectamente conscientes de que a pesar de que no haya luz estamos en un sitio seguro, tranquilo y en el que no necesitamos la vista para controlar posibles amenazas. Así pues, cuando estamos en casa sin luz no poseemos ninguna asociación entre nuestro hogar y el peligro, por lo que el hecho de que podamos ver lo que hay resulta más o menos irrelevante.


Este hecho puede funcionar de una forma distinta en los niños, ya que estos, a pesar de estar en casa (lugar seguro para ellos) pueden experimentar miedo si se quedan solos con la luz apagada. Esta mayor vulnerabilidad de los niños puede recaer en su capacidad de razonamiento y análisis de las situaciones. De este modo, a pesar de que el niño pueda asociar su hogar con una sensación de seguridad, a menudo la ausencia de otros elementos que reafirmen esa seguridad como la luz o el estar acompañado puede ser suficiente como para que empiecen a aparecer miedos y temores.

Para definir la presencia de escotofobia evidentemente se debe presentar una reacción de miedo cuando la persona se expone a la oscuridad. No obstante, no todas las reacciones de miedo corresponden a la presencia de una fobia específica como esta. Para poder hablar de esta fobia lo que se debe presentar es un miedo extremo a la oscuridad. Sin embargo, una simple reacción de miedo extremo en una situación de oscuridad tampoco tiene por que implicar la presencia de ella.

El principal tratamiento que existe para la escotofobia es la psicoterapia, ya que las fobias específicas han demostrado ser psicopatologías que pueden remitir con el tratamiento psicológico. Así mismo, al resultar una alteración de ansiedad que aparece únicamente en situaciones muy específicas, por lo que un individuo puede pasarse largas épocas sin realizar la reacción fóbica, el tratamiento farmacológico no siempre resulta del todo eficaz. La ausencia de luz o la oscuridad es un fenómeno que aparece a diario por lo que las probabilidades de que las personas nos vemos expuestas son muy elevadas.

Es importante que las personas que padecen este trastorno de ansiedad se pongan en manos de un psicoterapeuta, ya que el tratamiento psicológico puede remitir la fobia de forma total. La psicoterapia que ha mostrado mayor eficacia para resolver los problemas de la escotofobia es el tratamiento cognitivo conductual.

También es aconsejable acudir al oftalmólogo para mantener sano tus ojos.

Más información…. https://goo.gl/Dyd6RX


No hay comentarios:

Publicar un comentario