miércoles, 18 de enero de 2017

¿Qué es la uveítis?

Es una inflamación de la úvea, formada por el iris, el cuerpo ciliar y la coroides. En conjunto, estos forman la capa media del ojo entre la retina y la esclerótica (parte blanca del ojo).

La úvea contiene muchos vasos sanguíneos (las venas, arterias y capilares), que llevan la sangre hacia adentro y hacia afuera del ojo. Ya que la úvea nutre muchas partes importantes del ojo (como la retina), una inflamación de la úvea puede dañar tu visión.


Hay varios tipos, que se definen de acuerdo a las partes del ojo donde se producen.

La iritis afecta a la parte frontal del ojo. También es llamada uveítis anterior y es el tipo más común, generalmente se presenta súbitamente y puede durar de seis a ocho semanas.

Si la úvea está inflamada en el centro del ojo, la condición es llamada uveítis intermedia. Los episodios de ella  pueden durar de un par de semanas a años. La enfermedad mejora o empeora cíclicamente.

La uveítis posterior afecta la parte posterior del ojo, puede desarrollarse lentamente y con frecuencia dura muchos años.

La panuveítis sucede cuando todas las capas de la úvea se inflaman.

La causa específica de la uveítis a menudo se desconoce. Sin embargo, en algunos casos puede estar asociada con otra enfermedad o infección en el cuerpo como:

Un virus, como el herpes zóster, las paperas o el herpes simple;
Enfermedades inflamatorias sistémicas;
Una lesión en el ojo; o
En raras ocasiones, un hongo, como el de una histoplasmosis, o un parásito, como el de una toxoplasmosis.
Si usted fuma, deje de hacerlo. Estudios científicos han demostrado que el tabaquismo aumenta la probabilidad de desarrollar uveítis.


La uveítis se puede desarrollar súbitamente, bien sea con un enrojecimiento y dolor de los ojos, o con visión borrosa indolora. Además del ojo rojo y dolor de los ojos, otros síntomas de la uveítis pueden incluir sensibilidad a la luz, visión borrosa, disminución de la visión y manchas flotantes. Puede haber también un área blancuzca (llamada hipopión), oscureciendo la parte inferior del iris.


Un caso simple de "ojo rojo," puede ser en sí un problema serio como la uveítis. Si el ojo duele y se pone rojo, debe ser examinado y tratado por un oftalmólogo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario